Publicidad:
La Coctelera

Categoría: Mitología Azteca

17 Julio 2014

Las Pléyades en la mitología centroamericana y sudamericana: sus nombres, sus significados y su función en cada cultura.



Las Pléyades según los incas.
Los incas creyeron a este cúmulo ‘la madre del firmamento’, por lo que las apodaron ‘Collca’, que significa ‘Depósito de Alimentos’, dado que las Pléyades están ausentes durante exactamente el mismo tiempo que transcurre entre la época de cosecha y la de siembra (época de almacenar el alimento).



Las Pléyades según los aztecas.
Los aztecas llamaron a las Pléyades ‘Tianquiztli’, que significa ‘El Mercado’, dado que consideraban que este cúmulo era una gran aglomeración de estrellas, similar a la que se producía en los mercados de sus ciudades. También basaban el comienzo y el final de los ciclos de su calendario en la posición que el cúmulo tuviese en el cielo nocturno.


Las Pléyades según los mayas.
Los Mayas llamaron a las Pléyades por su forma ‘Tzab-ek’ o ‘Cola de Serpiente de Cascabel’, aunque también las llamaban ‘Siete Hermanas’, por los miembros visibles a simple vista que las forman. Ellos creían que eran el lugar de origen de su cultura y por ello basaron su calendario civil Haab en el ciclo anual del cúmulo y orientaron hacia este gran parte de sus construcciones.


Cuanto menos, curioso. Las Pléyades siempre han sido uno de mis objetos de cielo profundo favoritos, no sólo por su tono y su belleza, sino por la sensación que transmiten, de serenidad y de inherente misterio. No es de extrañar que así lo creyesen también las antiguas civilizaciones.

2 Abril 2013

En elMéxico antiguo, en Anahuac, el ombligo del mundo, Huitzilopochtli era el numen principal de los mexicas; el colibrí zurdo, aquel que condujo al pueblo elegido de las diversas tribus nahuas, el pueblo Azteca, desde la misteriosa isla de Aztlan hasta el altiplano mexicano donde se cimentaría la gloriosa Tenochtitlan, allí donde gobernaría el mundo mesoamericano entero.

El mito del nacimiento de Huitzilopochtli nos habla acerca de cómo estos hombres se hallaban inmersos en
un universo sobrecargado de sentido: cada respiro suyo, era una ofrenda, cada sueño un contacto místico.
Espléndidamente aislados durante milenios, desarrollaron una cosmovisión muy particular y valiosa, porque nos
sumerge en ámbitos asombrosos de pensamiento en Otredad, diferente por completo al desarrollado
por la razón greco romana, la del cristianismo europeo, la nuestra aún hoy.

En Coatepec, la montaña sagrada, cerca de Tula ciudad imponente, una mujer admirable, Coatlicue, la de la
falda de serpientes, hacía penitencia barriendo el templo. Súbitamente una pequeña bola de plumas cayó del
cielo. Coatlicue la colocó en su seno, sin pensarlo. En ese justo instante quedó embarazada. Indignados, su hija
Coyolxauhqui y sus demás hijos los Cuatrocientos Surianos, decidieron tomar venganza de su madre
Coatlicue por esta afrentosa circunstancia. La madre se afligió mucho ante tal amenaza, empero,
Huitzilopochtli, quien era el que se hallaba gestándose en su vientre, le consolaba hablándole desde allí: "-No
temas; yo sé lo que tengo que hacer."

Uno de los Surianos, Cuahuitlicac, tomó partido por su hermano nonato. Él le brindaba información acerca de
los lugares a los que iban arribando Coyolxauhqui y los demás, a fin de alcanzar a su madre para castigarla.
"Ya están en Tzompantitlan,ya en Coaxalpan, los veo en la propia cuesta de la montaña, ahora están
aquí." En ese momento nació el dios Huitzilopochtli, rápidamente se procuró sus atavíos guerreros:su escudo de
plumas de águila; sus dardos; su lanza-dardos azul, turquesa, su divino color. Pintó su rostro con franjas diagonales. Sobre su cabeza fijó plumas finas, además se colocó sus orejeras. En uno de sus pies, el izquierdo,
que era enjuto, llevaba una sandalia cubierta de plumas. Sus piernas y brazos bañados de turquesa también.
Huitzilopochtli blandió su arma letal, la serpiente hecha de teas, la Xiuhcoatl, con ella hirió a Coyolxauhqui, le
cercenó la cabeza, la cualrodó hasta quedar abandonada en la ladera de Coatepec. El cuerpo de Coyolxauhqui se disgregó hacia todos los rumbos posibles.

Luego el Dios Colibríse irguió, persiguió a los Cuatrocientos Surianos, los acosó cualsifuesen conejos, en
torno de la montaña sagrada. Cuatro veces los obligó a rodearla a fin de huir de su furia belicosa. En vano
trataban de ofrecer defensa alguna contra él, nisiquiera alson de los cascabeles y ni al golpear de sus escudos.
Sólo unos cuantos pudieron escapar de su ominosa presencia, delfuror de sus manos batalladoras. Se dirigieron
hacia elsur, por eso se llaman los Surianos, los pocos que huyeron de Huitzilopochtli. A los fenecidos, el Dios
Colibrí les quitó sus atavíos, sus adornos, su anecúyotl, se los apropió, los incorporó a su destino, hizo de ellos
sus propias insignias.

"Y este Huitzilopochtli, según se decía, era un portento, porque sólo una pluma fina, que cayó en el
vientre de su madre, Coatlicue, fue concebido. Nadie apareció jamás como su padre. A él lo veneraban
los mexicas, le hacían sacrificios, lo honraban y servían. Y Huitzilopochtli recompensaba a quien así
obraba. Y su culto fue tomado de allí, se Coatepec, la montaña de la serpiente, como se practicaba desde los tiempos antiguos." (De los informantes de Fray Bernardino de Sahagún) Hoy es factible comprender, en este relato mítico, una lectura de la victoria cotidiana del Sol en contra de la noche, la Luna y las estrellas delfirmamento. Porque las palabras dicen al mundo de diferentes maneras, y el silencio expresa sus motivos. El silencio: la voz del dios oculto, que nunca ha terminado de relatar(nos) sus hazañas, en el corazón mismo del Ser.

24 Marzo 2013

Chicomecoátl

24 mar 13 En: Mitología Azteca

Chicomecoátl, palabra náhuatl que quiere decir "Siete Serpiente", era el nombre de la gran diosa del maíz. Sahagún equipara a esta divinal figura con la Ceres de la Roma antigua, y acerca de ella destaca lo siguiente: "...era la diosa de los mantenimientos, así de lo que se come como de lo que se bebe... debió ser esta mujer la primera que comenzó a hacer pan y otros manjares y guisados. La pintaban con una corona de papel en la cabeza, y en una mano un manojo de mazorcas y en la otra una rodela con una flor de sol, su falda y blusón adornados con flores acuáticas".

De acuerdo a un canto dedicado a su reverenciada presencia, se sabe que vivía en el celestial y paradisiaco jardín Tlalocan, y que cuando culminaba la fructificación del maíz, retornaba a su plácido hogar. A su templo se le conocía como Chicometeótl iteopan y se le celebraban ritos principalmente en el mes de huey tzoztli o "la gran vigilia". Los aztecas le dedicaban muchas ofrendas, consistentes más que nada en alimentos, que colocaban a los pies de los dioses particulares de las casas y de los templos. A la postre todo era llevado al templo propio de Chicomecoátl, en donde los alimentos eran degustados por los asistentes. Luego, en otra jornada, (en el mes de esta divinidad, el Ochpaniztli) los sacerdotes designados para llevar a cabo el ceremonial de la diosa Chicomecoátl, se disfrazaban con las pieles de los prisioneros cautivos, sacrificados un día antes y se situaban en las alturas de un templete desde donde lanzaban a la gente del pueblo, los fieles allí congregados, semillas de maíz y calabaza, de colores variopintos. Las hermosas doncellas que cuidaban del templo de la diosa, lucían brazos y piernas ornamentados con plumas, y sus núbiles rostros con marmaja.

Ellas llevaban en la espalda siete mazorcas de maíz untadas de hule y protegidas con papel. Precisamente a partir de estas mazorcas se conseguían las semillas para elsagrado ritual del año venidero. Completando este ceremonialse ungía a una mujer joven que tenía el cometido de encarnar a la diosa Chicomecoátl. Portaba además, en la frente, una pluma verde, simbolizando una espiga de maíz; luego, al anochecer le cortaban la pluma junto a la cabellera y los ofrecían a la imagen de la diosa. Por la mañana, en el punto culminante de los festejos para Chimecoátl , se sacrificaba a esta joven y a varios cautivos sobre las mazorcas, en aras de la fertilidad y la prosperidad continua de las cosechas y del gran pueblo mexica.

12 Febrero 2013

La deidad primordial que de la nada misma se gestó, el que por haber sido inventor de sí mismo no precisa
justificación ontológica alguna, se llama Moyocoyani, "el que se creó a sí mismo". Esta entidad se pensó y se
inventó para constituir el principio y generar todo lo que a la postre llegó a existir. Queda denominado y definido
por la profunda noción in nelli teotl, "dios verdadero" que se refiere a aquelfundado, cimentado en sí mismo. Es
el verbo de la creación y está constituido por el ollin, "movimiento" y las sustancias cósmicas.

Conformado por el todo, se reúnen con él los opuestos, lo antagónico y por lo tanto es genitor del caos, pero
como principio de la inteligencia es también el armonizador, el ordenador. Si bien es espíritu y materia (energía),
fuego y agua, blanco y negro, estatismo y movimiento, caos y orden, vida y muerte, creador y destrucción,
consecuentemente al acoplar en sí mismo las fuerzas contrarias de lo positivo y de lo negativo, es dual. Por eso
se llama Ometeotl, "Dios de la dualidad" y vive en el Omeyocan, donde convergen los opuestos, el todo.

Por su naturaleza misma, Ometeotl es masculino y femenino y asíse manifiesta simultáneamente como
Ometecuhtli "Señor de la dualidad" y Omecihuatl "Señora de la dualidad", y son la Pareja Creadora, dioses
de la creación y de la vida.

También recibía el nombre de Tloque Nahuaque "dueño del cerca y del lejos". Era la divinidad suprema y el
principio de todo lo que existe. No intervenía directamente en los asuntos humanos. Se dedicaba a reposar y
meditar en el Omeyocan, su morada divina, mismo sitio que estaba situado en la parte superior de los trece
cielos. Allíse creaban también a los niños que nacerían posteriormente en la tierra.

31 Diciembre 2012

Coatlicue o "La de la falda de serpientes," era la diosa azteca de la vida y la muerte, de la tierra y de la fertilidad. Ella es la Madre Universal y los aztecas le dedicaron toda su devoción. Su representación más conocida es una figura antropomorfa que lleva una falda de serpientes y un collar de manos y corazones, arrancados de las víctimas.

Su cabeza se forma por dos serpientes enfrentadas, símbolo de la dualidad, un concepto básico en la cosmovisión de las civilizaciones precolombinas. Coatlicue era una diosa feroz, sedienta de sacrificios humanos. Sus afiladas garras en manos y pies remiten a la ferocidad del jaguar, animalsagrado por excelencia, y las serpientes que la cubren, sustituyendo incluso partes de la anatomía, simbolizan a la humanidad.

Coatlicue fue madre de todo y de todos, incluso de los dioses aztecas, como el dios de la guerra y elsol
Huitzilopochtli. La leyenda dice que quedó embarazada de él cuando una pluma entró en su vientre mientras ella
estaba barriendo. Esta misteriosa concepción ofendió a sus otros cuatrocientos hijos, pues una diosa podía
concebir hijos con otros dioses solamente, por lo que alentados por su hija, la diosa Coyolxauhqui, decidieron
matar a su deshonrada madre.

Así fue que le cortaron la cabeza a Coatlicue, pero en ese mismo momento, Huitzilopochtli nació armado y
mató a muchos de sus hermanos y hermanas, cuyos cuerpos se convirtieron en estrellas. A Coyolxauhqui la
desmembró y arrojó su cabeza al cielo, donde pasó a ocupar el lugar de la luna, mientras que elresto del cuerpo
fue a parar a la profunda y obscura garganta de una montaña, donde permanecería por toda la eternidad.

En e lMuseo de Antropología e Historia de la Ciudad de México se puede ver a la colosal Coatlicue, la
Diosa Madre aparece aquírepresentando en sí misma al universo de las realidades divinas y humanas. Las
culturas precolombinas, observando los cambios de la naturaleza, comprendieron que a lo largo del año había
una temporada de sequías y otra de lluvias, es decir, de vida y muerte en un ciclo constante.

Este concepto de dualidad quedó plasmado en la concepción del universo, en sus dioses mismos y en el
quehacer cotidiano. Coatlicue sintetiza esta cosmovisión del hombre mesoamericano, su mundo de opuestos y
complementarios y el deber de mantener el equilibrio universal.

26 Octubre 2012

Ehécatl quiere decir "viento" en náhuatl, y se refiere a la vez, al dios del viento de los prehispánicos. Corresponde a una de las advocaciones del célebre Quetzalcoatl, la serpiente emplumada, y expresa el aspecto sombrío y letal de este dios, en general bondadoso. Su jeroglífico en los códices y relieves presenta un rostro humano con barba, pico y un ojo de muerto fuera de la órbita, que acaso aluda a un astro.

Frecuentemente era representado con una máscara bucalroja en forma de pico. Utilizándola limpiaba el camino
para Tlaloc, dios de la lluvia, y los Tlaloque, dioses menores de la lluvia. También a veces se le representaba
con dos máscaras. Muestra un caracol en el pecho, puesto que el viento es utilizado para hacer sonar el caracol,
que asemeja elsonido del viento. Su aliento sonoro motiva el movimiento del Sol, anuncia y hace a un lado a la
lluvia.

Proporciona vida a lo que está inerte. Ehécatl se enamoró de una muchacha humana de nombre Mayáhuel, y brindó a los hombres la capacidad de amar para que ella pudiera corresponderle a su ardorosa pasión. Su sentimiento amoroso se ha simbolizado con un árbol bello y frondoso, que crece en el lugar en el que arribó Ehécatl a la tierra. De acuerdo al mito azteca, tras la creación del quinto sol, éste estaba quieto en un lugar del cielo, al igual que la luna, hasta que el dios Ehécatl soplo sobre ellos y les motivo su movimiento. Los templos de Ehecatl comúnmente poseían forma circular, a fin de tener menor resistencia al viento y facilitar su circulación. En ocasiones especiales se le asociaba con los cuatro puntos cardinales, pues el viento viene y va en todas direcciones.

El viento por ser invisible requiere de una representación metafórica. Algunos dicen que los Ehecatotontli son
"los vientecillos", pero más bien son las múltiples partículas de energía que constituyen el aire, y mismas que le
dan movimiento. A semejanza de Ehecatl, pero tan pequeños que son invisibles, los Ehecatotontli se
reproducen por millares y forman culebras de aire, ráfagas, vendavales, borrascas, golpes de viento, trombas,
según cuántos sean y con qué intensidad actúen. Se les rinde culto mediante pequeñas estatuillas con cara de
niño, que se colocan en los santuarios de los montes, casisiempre ubicados en las cimas.

24 Octubre 2012

En el corazón de la provincia central mexicana, en el estado de Morelos, se yergue la imponente silueta del místico cerro delTepozteco. El pintoresco pueblo de Tepoztlán se resguarda bajo sus graves sombras. Este lugar es un sitio sui géneris, en donde intelectuales, esoteristas, ufólogos , pintores, escritores, intelectuales, indigenistas, turistas mexicanos y de otras varias naciones, encuentran una atmósfera multifacética y rica, en donde la influencia prehispánica, los riqueza arquitectónica colonial, y el ambiente cosmopolita y altamente cultural que impregna el pueblecillo, lo tornan irresistible y mágico en grado sumo.

Y el cerro delTepozteco, que corona el cinturón de formaciones rocosas de la zona, guarda muchas historias,
anécdotas y leyendas desde los tiempos de silvestre sortilegio de los antiguos mexicanos.

Uno de esos relatos cuenta acerca de una doncella que acostumbraba bañarse en una barranca del lugar. En
aquelsitio se decía que a las doncellas "les llegaban aires", y talfue el caso de esta joven de la leyenda que
comentamos: pronto quedó encinta. La familia avergonzada y furiosa, hizo varios intentos por deshacerse del
recién nacido. En una ocasión lo arrojaron desde una las alturas contra unas rocas, sin embargo los vientos lo
hicieron levitar suavemente hasta una llanura cercana; en otra oportunidad, fue abandonado en una zona de
magueyes, pero en un instante las pencas se inclinaron hasta llegar a sus labios demandantes de niño, para
dejarle beber el dulce aguamiel. En otra tentativa por acabar con la vida del niño, fue puesto al alcance de las
hormigas gigantes, mas éstas bestias, lejos de picarlo, se dedicaron a alimentarlo solícitamente...

Pero un matrimonio de ancianos, que descubrió al bebé, lo adoptó. Este infante milagroso se trataba de
Tepoztécatl, el gran patrono del pueblo de Tepoztlán. Próxima a la casa de Tepoztécatl habitaba
Mazacuatl, una temida serpiente de Xochicalco, a la que la gente del lugar daba de comer por medio de la
ofrenda humana de ancianos.

En cierta infausta ocasión, los señores del pueblo anunciaron al viejo que adoptó a Tepoztécatl que debía ser
sacrificado a esta monstruosa serpiente. Tepoztécatl decidió aventurarse sacrificio en lugar de su anciano padre
a fin de salvarle la vida. Se dirigió a Xochicalco, y en su ruta fue juntando aiztli, es decir fragmentos filosos de
obsidiana, que iba depositando en su mochila. Al arribar a Xochicalco se expuso ante Mazacuatl, el ofidio
coloso, que lo engulló sin demora. Poco después, en el interior del estómago de Mazacuatl, el gran
Tepoztécatl usó todos los aiztli, para desgarrar las entrañas de la horrida bestia.

Mientras volvía al hogar, se encontró con una fiesta en la que hacían sonar el teponaxtli, tambores prehispánicos,
y chirimías, flautas folklóricas. Tepoztécatl anheló tocar estos instrumentos y, alserle vedado, diseminó una
tormenta que arrojó arena y guijarros a los ojos de todos. En el momento en el que pudieron reaccionar los
celebrantes, el niño se había esfumado con los instrumentos:se oía a los lejos elsonido de ambos.

El niño divino arribó por fin a Tepoztlán y se hizo de los cerros más altos. Se colocó sobre el cerro
Ehecatépetl. Tepoztécatl gozó de amplia consideración en su pueblo natal y fue designado Señor de
Tepoztlán y sacerdote del ídolo Ometochtli (Dos Conejo). Pero años después desapareció, no se sabe si
murió o se fue a otra parte, pero hay quienes dicen que se fue a vivir junto a la pirámide, para siempre.

Y allí sigue la pirámide, en la cima del cerro Tepozteco y sólo los más tenaces y resistentes viajeros logran subir
allí, para ver el milagro absoluto del mundo en el espectáculo grandioso de la lejanía y el horizonte jubiloso
ondulando al compás de teponaxtles y chirimías con acordes de silencios y enigmas.
Y entonces el dios, oculto en el corazón del mundo, sonríe

21 Octubre 2012

Quetzalcóatl

21 oct 12 En: Mitología Azteca

Quetzalcóatl se compone de quetzal, que proviene de la palabra "quetzalli" (hermoso) y cóatl, que significa «serpiente». Para la cultura azteca y otros pueblos nahuatl, el dios era hermano de Tezcatlipoca. Para los toltecas, en cambio, eran rivales. Sea como sea, ambos eran considerados como el Ser Supremo.

La combinación Quetzal-Cóatl contiene los siguientes significados, todos relativos a las funciones de Quetzalcóatl en la teología tolteca: "serpiente con plumas", "doble precioso", "ave de las edades", "gema de los ciclos", "ombligo o centro precioso", "serpiente acuática fecundadora", "el de las barbas de serpiente", "el precioso aconsejador", "divina dualidad", "femenino y masculino", "pecado y perfección", "movimiento y quietud". Era también importante para la civilización teotihuacana.

Quetzalcóatl representa la dualidad inherente a la condición humana: la "serpiente" es cuerpo físico con sus limitaciones, y las "plumas" son los principios espirituales. Otro nombre aplicado a esta deidad era: Nahualpiltzintli, "príncipe de los nahuales".

Quetzalcóatl es también el nombre nahuatl de los mesías mesoamericanos y el título de los sacerdotes supremos de la religión tolteca. Se manifestó en diversos profetas históricos, el último de los cuales fue Ce Acatl Topiltzin, rey de Tula que vivió entre los años 947 y 999 de la era cristiana.

Las enseñanzas de Quetzalcóatl quedaron recogidas en ciertos documentos llamados Huehuetlahtolli, "antiguas palabras", transmitidos por tradición oral y puestos por escrito por los primeros cronistas españoles. Se han publicado traducciones parciales de los mismos, la última debida al antropólogo Miguel León-Portilla. Este concepto también se relaciona con el sexto sol y la finalización del calendario maya en el año de 2012.

Debido a que consideraban que todo el Universo tiene una naturaleza dual o polar, los toltecas creían que el Ser Supremo tiene una doble condición. Por un lado, crea el mundo, y por el otro lo destruye. La función destructora de Quetzalcóatl recibió el nombre de Tezcatlipoca, "su humo del espejo", cuya etimología es la siguiente: Tezcatl, "espejo", I, "suyo", Poca, "humo".

Los informantes del padre Motolinía describieron a esta deidad del siguiente modo: "Tezcatlipoca era el que sabía todos los pensamientos y estaba en todo lugar y conocía los corazones. Por eso le llamaban Moyocoya (ni), que quiere decir que es Todopoderoso o que hace todas las cosas. Y no le sabían pintar sino como aire. (Garibay, Á.M.: Teogonía e Historia de los Mexicanos)

Con un fin didáctico, el mito acentuaba la contradicción entre Quetzalcóatl y Tezcatlipoca. Sin embargo, su identidad esencial queda establecida en los códices y otros testimonios gráficos, donde ambas deidades comparten los mismos atributos.

El dios tiene varias etapas, primero como deidad olmeca, tolteca, maya como Kukulcán y más tarde en el grupo de los dioses aztecas. Es claro como la cultura tolteca tomó la figura de este dios de la tradición religiosa de Teotihuacan en donde se encuentra una pirámide dedicada a la serpiente emplumada que data del siglo II de nuestra era. Este dios sin embargo tiene una raíz histórica más antigua. Los estudios recientes demuestran que este personaje se relaciona con la Mitología olmeca y con su visión de la serpiente emplumada. El arte y la iconografía de los olmecas demuestran claramente la importancia de la deidad de la Serpiente Emplumada en las cronologías de Mesoamérica, así como en el arte olmeca. En las grutas de Juxtlahuaca hay una representación de una serpiente emplumada de estilo olmeca. Incluso, en lugares lejanos como la Laguna de Asososca, en Managua, Nicaragua se encuentran pinturas rupestres representativas de La Serpiente Emplumada.Hasta Tula hoy estado de Hidalgo Mexico.

El nombre de Quetzalcóatl se compone de dos palabras de origen náhuatl: quetzal, que es un ave de hermoso plumaje que habita la selva centroamericana, y cóatl, que significa "serpiente".

Existe otra versión científica según la cual es posible que este dios tenga raíces Chichimecas. Sus influencias culturales abarcaron gran parte de Mesoamérica, incluyendo a las culturas maya, mixteca. Los mayas retomaron a Quetzalcóatl como Kukulkán o Gucumatz, aunque como se ha dicho antes es más conocida la versión de la cultura tolteca. Los aztecas incorporaron esta deidad a su llegada al valle de México.

Los aztecas relacionaban a Quetzalcóatl con Venus, que se puede observar como si fuera una estrella al lado del volcán Popocatépetl durante ocho meses al año, y desaparece otros tres meses; la profecía indica que esta estrella y los dos solsticios en donde se dice que Quetzalcóatl viene a la tierra dos veces al año a traer fertilidad y cosecha, sucederán hasta la segunda venida de Quetzalcóatl.

Una de las representaciones de esta deidad es la de un hombre barbado y blanco, por lo que durante la conquista de la Nueva España (Mesoamérica) los pueblos indígenas creyeron en un principio que Hernán Cortés era Quetzalcóatl.

A fin de propiciar la conversión de los nativos, los cronistas crearon el mito sincretista de que Quetzalcóatl era un apóstol cristiano (Santo Tomás).

En tiempos recientes las religiones de origen neotolteca hablan en sus tradiciones y leyendas urbanas del renacimiento de este personaje. Este concepto está basado en el Códice de Quetzalcóatl.

Quetzalcóatl es uno de los dioses más reconocidos, y es el tercero de los cuatro dioses de la cosmogonía principal mesoamericana, esta se relaciona con Tezcatlipoca por lo que a veces es llamado el Tezcatlipoca Blanco. Es conocido su antagonismo con el dios Tezcatlipoca quien lo desterró de la ciudad de Tula en la cultura tolteca. En la lengua náhuatl, coatl, además de significar "serpiente", también quiere decir "gemelo". Quetzalcóatl es, entonces, el gemelo antagonista de Tezcatlipoca.

Quetzalcóatl es también el nombre de un personaje tolteca legendario, Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl. Hijo de Mixcóatl y Chimalma, fue el último rey de Tollan o Toílan, ciudad que algunos estudios han identificado con la de Tula.

El significado de su nombre es como sigue: Ce: "Uno", el primer día del calendario, Acatl: "Caña", el nombre con que iniciaba el ciclo agrícola, Topiltzin: "Nuestro príncipe", el nombre con que se reconocía al gobernante. Su denominación como Quetzalcóatl se debe al culto al que pertenecía.

Algunos autores creen que Tollan es hoy la ciudad de Tula, situada en el estado de Hidalgo, México. La leyenda dice que cayó por las tentaciones que los dioses presentaron al último rey de Tula y que están asociados a estados bélicos, no religiosos (precedentes al estado mexica). Teotihuacán, la ciudad de los dioses, es anterior a estas urbes.

La antropóloga Carmen Cook de Leonhardt promovió en los años ochenta la afirmación de que Amatlán de María Magdalena de Quetzalcóatl, uno de los barrios de Tepoztlán había sido la cuna del príncipe Ce Ácatl Quetzalcóatl. El presidente mexicano José López Portillo aceptó la propuesta y de alguna manera se "oficializó" el hecho histórico de que Quetzalcóatl había nacido en Amatlán donde hoy se lleva a cabo el primero de julio de cada año. El novelista e investigador mexicano del Instituto de Investigaciones Estéticas, Fernando Zamora, discute el hecho en la tesis: Quetzalcóatl nació en Amatlán: Nación y pertenencia en un pueblo de Tepoztlán, Morelos publicado por la Universidad Iberoamericana.

La antropóloga Carmen Cook basó su afirmación de que en Amatlán había nacido Quetzalcóatl con base en tres estelas en las que se representaba respectivamente como serpiente emplumada y planeta Venus. De acuerdo con Cook, en dicha estela y con base en la forma en que Venus se mueve por el cielo encontró que el padre del dios serpiente fue el rey Tolteca Mixcóatl y que su madre se llamaba Chimalma. Dos de los cerros que rodean Amatlán llevan dichos nombres desde tiempos prehispánicos lo cual condujo a Carmen Cook a la convicción de que Amatlán era el lugar de nacimiento de Quetzalcóatl, hecho que si bien no ha recibido aceptación por parte de la comunidad científica suele ser aceptado como verdadero por la gente del estado de Morelos en general y por el pueblo de Amatlán de Quetzalcóatl en particular.

Según la leyenda, Quetzalcoátl llegó a la zona Maya (sureste del Actual México) donde fue reconocido como un gran jefe guerrero, fundó la liga de Mayapán y conquistó la ciudad de Chichen Itzá donde fue conocido bajo el nombre de Kukulkán (k'u uk'um y kaan, 'pluma y serpiente), y donde se encuentra el templo que lleva su nombre.

Fotos

Fini Oriol Blanco todavía no ha subido ninguna foto.

¡Anímale a hacerlo!

Categorías