Publicidad:
La Coctelera

Categoría: Leyendas del Japón

5 Abril 2014

Este horrendo espectro femenino puede estirar el cuello largamente, y disfruta asustando niños y espiando. Durante el día es una mujer normal, pero por la noche drena la energía vital de sus víctimas o incluso, según cierta versión, les chupa sangre o las devora…

Una rokurokubi es un tipo de monstruoso espectro femenino, originario del folclore japonés y perteneciente a la categoría de los yokai (que engloba apariciones, espíritus, demonios y monstruos). Durante el día su aspecto es como el de una mujer normal, muchas veces muy guapa, casada y con hijos, pero por la noche adquiere la capacidad de estirar su cuello tanto como para ir a otros lugares, donde asustarán (sus rostros pueden volverse demoníacos, horrendos), drenarán energía, o incluso chuparán sangre…

Como ya se dijo, las rokurokubi tienen un aspecto normal y, cuando conocen de su condición (pues no siempre es así), hacen lo posible por mantenerla en secreto. Aún así, suelen ser personas embaucadoras, deshonestas, fisgonas y a menudo egoístas.

En términos generales, las rokurokubi se pueden dividir de dos modos. Según el conocimiento de su propia condición, están las mujeres que saben que son rokurokubi y las que no lo saben; según su naturaleza moral, hay rokurokubis casi inofensivas y que solo asustan (sobre todo a niños, según cierta creencia), molestan, curiosean o drenan un poco de energía, y rokurokubis perversas que gustan de aterrar al punto del trauma y de drenar grandes cantidades de energía o incluso, según una versión, chupan sangre… Lógicamente, cada una de las dos categorías de la primera división, se puede combinar con cualquiera de las dos categorías de la segunda división, y así habrá cuatro tipos por derivación, al menos según la creencia popular dominante; ya que, si nos aferramos a la versión budista, la rokurokubi necesariamente es un ser perverso, que nació así como karma a malas acciones pasadas o como castigo por quebrantar los preceptos budistas. En esta versión budista la rokurokubi puede matar y comer a su víctima, pero afortunadamente suele elegir como presas a hombres de baja moral, como ladrones, asesinos, violadores, adúlteros, borrachos o drogadictos.

Muy distinta de la versión budista sobre el origen de la rokurokubi, en aquella teoría se afirma que la creencia en estos seres se originó a partir de la leyenda de una mujer que tenía la mala costumbre de andar espiando a todo el mundo en sus casas, y que como castigo se la convirtió en alma en pena. Claro que esta explicación se refiere al origen de la creencia en las rokurokubis, mientras que la explicación budista se refiere al origen de las rokurokubis como tales, presuponiendo su existencia.

Con respecto a las rokurokubis se pueden formular las siguientes preguntas: 1) ¿cómo sabemos si hemos sido víctimas de estos seres?, 2) ¿cómo puede darse cuenta de que es una rokurokubi aquella mujer que lo es y no lo sabe?, 3) ¿cómo podemos darnos cuenta de que una mujer es una rokurokubi?.

Con respecto a la primera pregunta, si nos levantamos demasiado cansados y sin razón aparente, podemos suponer que una rokurokubi nos drenó energía; o, suponiendo que chupen sangre, podemos suponer que fuimos víctimas de estos seres si nos levantamos con inexplicables señales de mordidas.

Ahora, una mujer puede saber que es rokurokubi si se levanta y tiene estrías pálidas en el cuello, pues supuestamente eso se debería a que calló dormida con el cuello estirado mientras buscaba víctimas y la piel aún está adaptándose a la longitud normal. También, si se levanta y recuerda sueños en que veía desde ángulos inusuales (que con una longitud de cuello humana son imposibles de alcanzar) partes de su habitación o de otros sitios conocidos o desconocidos pero aparentemente reales, puede suponer que es una rokurokubi.

Por nuestra parte, si la rokurokubi en cuestión convive con nosotros, también lo de las estrías en el cuello nos sirve. Sin embargo, otra cosa a tener en cuenta es ver si nosotros u otros habitantes de la casa amanecen cansados, o incluso si los animales (si tenemos animales) despiertan sin energía, ya que en general una rokurokubi preferirá drenar la energía a quienes tiene cerca. Finalmente, podemos poner una lámpara de aceite y ver si el aceite de ésta aparece inexplicablemente disminuido a la mañana siguiente, pues muchas rokurokubi se beben el aceite de esas lámparas, al menos según cierta versión de la leyenda.

Por último, hay que estar atentos a las siguientes confusiones que se han dado en torno a las rokurokubi:

1. Se las confunde con los nukekubi, cuyas cabezas flotan despegadas del cuerpo. Esta confusión se debe a la historia que en 1903 escribió Lafcadio Hern (escritor extranjero que se inspiraba en temas japoneses), y en la cual usó dicho nombre para las rokurokubi.

2. A veces se confunden con los rokurokubei, que son la versión masculina de las rokurokubi.

3. A diferencia de las dos anteriores que son confusiones nominales, está la confusión ontológica (esto es, que se le confunde con otro ser) en que se piensa que se está ante una rokurokubi cuando se está ante un tanuki, que es un tipo de mapache sobrenatural que puede asumir la forma de la rokurokubi. Lógicamente, esta confusión rige en el marco de ficción (o muy discutible realidad…) de la leyenda.

Explicación de orden parapsicológico-esotérico

Las experiencias fuera del cuerpo, conocidas como “EEC” (Experiencias Extra Corpóreas) en la Parapsicología y “viajes astrales” en el Esoterismo, pueden ser el fondo de realidad que inspiró la leyenda de las rokurokubi. ¿Por qué? Vamos por partes:

Ángulos de visión extraños que las mujeres- rokurokubi suelen recordar al despertar:
En el desdoblamiento astral la persona flota o vuela, y puede ver su propio cuerpo o cualquier parte de su habitación o del lugar que sea como si estuviera en el suelo, en el techo, o en las paredes, ya que no todos los cuerpos astrales se comportan de la misma manera.

Cuello largo de las rokurokubi: El cordón de plata es una especie de cable de energía que solo se rompe al momento de la muerte, y que une al cuerpo astral (donde está la conciencia y por ende la visión de quien tiene el viaje astral) con el cuerpo físico. El grado de conciencia en un viaje astral varía mucho y a veces las visiones objetivas se mezclan con ensoñaciones o imágenes producidas por la sugestión. De ese modo, el condicionamiento cultural, unido a un grado de consciencia no total durante el viaje astral, harían que la mujer desdoblada perciba su cordón de plata como una especie de cuello largo, o que bien no recuerde sino borrosamente la visión del cordón de plata, y la reinterprete como un cuello largo al despertar.

Drenar energía: este comportamiento de la rokurokubi equivaldría al vampirismo astral, y cabe recordar que cada tipo de vampiro astral tiende a drenar las energías astrales correspondientes a sus tendencias dominantes. De ese modo, se esclarece el porqué, en la creencia budista, la rokurokubi prefiere víctimas viciosas o de baja naturaleza, ya que las buenas personas no suelen ejercer el vampirismo astral, sea consciente o inconscientemente, pues de ambas formas se puede ejercer.

Chupar sangre: Esto sería una metáfora del vampirismo astral, producida por la exageración y la imaginación popular, que tiende a deformar todo de manera que se vuelva más impactante, teniendo muchas veces simbolismos de fondo aquellas deformaciones.

Asustar o curiosear: Cuando alguien se desdobla, sea que lo recuerde o no al volver a su cuerpo físico, tiende a experimentar miedo o curiosidad, y si experimenta lo segundo, se moverá a donde pueda, y asustará a quienes tengan algo desarrollado el sexto sentido, pues estas personas le percibirán como un espectro, cuyo rostro puede deformarse en función de las emociones, ya que está hecho de materia astral y ésta es maleable. Ahora bien, hay personas perversas que tienen la capacidad de desdoblarse y gustan de aterrorizar, pero muy pocos de estos casos se corresponderían con mujeres-rokurokubi. Y en cuanto al porqué los niños son quienes más comúnmente resultan asustados por estos seres, es simplemente porque los niños suelen tener menos cerrado el tercer ojo que los adultos, de modo que pueden percibir con mayor facilidad a los fantasmas y cuerpos astrales de personas vivas que se han desdoblado…

 

30 Octubre 2013

Enma

30 oct 13 En: Leyendas del Japón

Enma o Emma es el nombre japones de Yama, el regente del inframundo en la mitologia budista. Enma aparece con frecuencia en la transcripcion moderna de los mitos tradicionales japoneses, especialmente en los generos del anime y el manga.

•Dragon Ball: en el anime y manga de Dragon Ball, Enma-daio Sama, es un ogro u Oni rojo del otro mundo. Es representado como un burocrata hostigado con mal genio, ocupado por un monton de obligaciones de oficina. Aunque es el gobernante de la vida despues de la muerte, es superado en poder por los cuatro Kaiō y ademas de Kaiōshin( ultimo de los dioses mas altos en cuyas manos descansa la gerencia del universo entero).
•Jigoku Shōjo: Enma Ai es la "Chica del Infierno".

•Yū Yū Hakusho: Enma es un personaje secundario en el anime ymanga Yu Yu Hakusho, con caracteristicas muy parecidas a Enma-daioSama de Dragon Ball. Es tambien el padre de Koenma (literalmente,Nino-Enma), que a menudo dirige el inframundo en ausencia de su padre.
•Mahou Sentai Magiranger: N Ma, es el gobernante de la tierra infernal de Infershia de esta serie de television. El nombre N Ma es un juego conla pronunciacion en ingles de este nombre que suena como Enma.
•Rurouni Kenshin: Makoto Shishio despues de su muerte en la batalla que sostuvo contra Kenshin Himura es enviado al infierno donde junto con Yumi y Houji pretende tomarse el mundo de los muertos gobernado por Enma.
•Naruto: en Naruto, Enma es una invocacion y es el Rey de los Monos o dios mono.

3 Julio 2013

Yurei

3 jul 13 En: Leyendas del Japón

Unos fantasmas muy cotidianos en Japón son los Yurei, que son fantasmas muy al estilo occidental que no han podido llegar a la luz por cuestiones pendientes, la mayoría de ellos por venganza y muchas veces mujeres. Están hasta clasificados y no tienen porque ser necesariamente malos. Hay algunos como las Ubume, que son madres que murieron en el parto y su fantasma vuelve para cuidar de sus hijos y a veces les traen dulces. Los Yurei tienen la típica pinta de fantasma japonés con ropajes blancos y el pelo negro y largo y a veces con un triángulo de papel sobre la frente. Éste era el ritual típico de los funerales en la era Edo. Hay un par de historias populares sobre Yurei.
Una de ellas es la de Tokaido Yotsuya Kaidan que cuenta la historia de como Oiwa y su bebé recién nacido fueron envenenados por su marido Iyemon, un samurái pobre que acaba con la vida de su mujer para casarse con la hija del vecino rico. A Iyemon se le apareció su mujer desfigurada por los efectos del veneno cuando retozaba con su nueva esposa saliendo de una lámpara sobre ellos. Oiwa dice también que se vengará de cualquier actriz que represente su historia en el cine o el teatro.
La otra historia, Bancho Sarayashiki habla de Okiku, una criada del samurái Tessan Aoyama, que accidentalmente rompe unos platos muy valiosos de porcelana que formaban parte de su herencia. Aoyama enfurecido la mata y tira su cadáver a un pozo. Okiku saldrá todas las noches del pozo a contar los platos rompiendo a llorar cuando va por el noveno. Se dice que Okiku vive en el Castillo de Himeji., en el pozo del Crisántemo También tienen su propia hora de salida a eso de las 2 ó 3 de la mañana…
Este es el pozo del que sale Okiku a contar los platos que rompió.

29 Mayo 2013

A los dioses en el Sintoismo se les conoce como Kamis, palabra japonesa que significa dios, o divinidad. Algunos kami son locales y son conocidos como espíritus o genios de un lugar en particular, pero otros representan objetos naturales mayores y procesos, por ejemplo, Amaterasu, la diosa del Sol. 


Amaterasu

Izanagi, Izanami, y el mito de la creación de Japón

Se dice que los dioses creadores del cielo y la tierra trajeron a dos deidades a la existencia en este mundo y les encargaron la formación y la consolidación de esta, un hombre (Izanagi) y una mujer (Izanami) 


y el mito dice asi:

En el comienzo nacen los primeros dioses, en la alta planicie del cielo. Al principio los dioses se esconden y es sólo al cabo de varias generaciones que aparecen el dios Izanagi y diosa Izanami. La creación del mundo comienza con ellos. 

Al principio la Tierra estaba totalmente desordenada, era el caos. Los dioses ordenan entonces a Izanagi y a Izanami ordenar y consolidar la tierra. Para hacerlo, se les entrega una inmensa lanza muy decorada. 

Izanagi e Izanami se colocan sobre el puente que flota en el cielo, puente que relaciona el mundo de arriba con el de abajo y sumergen la lanza en el océano. Al sacarla, una de las gotas que caen otra vez en el océano se transforma en una isla. 


Izanagi e Izanami bajan del cielo y se instalan en esa isla. Construyen allí su casa y deciden unirse. Así, Izanami pone en el mundo numerosos hijos, numerosos Kamis. Izanami muere trayendo al mundo al Kami del fuego, que la quema. Su muerte desespera a Izanagi. Él intenta hacerla volver del mundo de los muertos "el país misterioso de las raíces", pero no lo consigue. 

Sin ella, él mágicamente da a luz a numeroso Kamis. En el momento de su viaje al país de los muertos, Izanagi sí encuentra Izanami, pero ésta le dice que no puede volver a la Tierra ya que ha probado el alimento de este país, pero que encontrará una solución. Además, le dice que no le mire en ningún momento. Desgraciadamente, Izanagi es demasiado curioso y no puede evitar mirarla y se transforma en un demonio furioso. 

Izanagi tiene que huir al ser perseguido por los ocho dioses del trueno y todos los guerreros de los infiernos. Consigue huir y tapa la salida del reino de los muertos con un peñasco enorme. Izanagi consigue salvarse pero pierde para siempre a su esposa. Para limpiarse del viaje, se baña en el río. De ese baño nacerán más de diez Kamis, entre ellos la diosa Amaterasu, el dios del sol.

Bueno resumidamente así es como nace Japón y los otros Kamis según la mitología, cabe destacar que antes de Izanagi e Izanami ya habían otros dioses, aquellos que lo crearon absolutamente todo, entiéndase el universo  . Ahh y como dato se dice que actualmente existen alrededor de 8.000.000 Kamis 

29 Mayo 2013

A los dioses en el Sintoismo se les conoce como Kamis, palabra japonesa que significa dios, o divinidad. Algunos kami son locales y son conocidos como espíritus o genios de un lugar en particular, pero otros representan objetos naturales mayores y procesos, por ejemplo, Amaterasu, la diosa del Sol. 


Amaterasu

Izanagi, Izanami, y el mito de la creación de Japón

Se dice que los dioses creadores del cielo y la tierra trajeron a dos deidades a la existencia en este mundo y les encargaron la formación y la consolidación de esta, un hombre (Izanagi) y una mujer (Izanami) 


y el mito dice asi:

En el comienzo nacen los primeros dioses, en la alta planicie del cielo. Al principio los dioses se esconden y es sólo al cabo de varias generaciones que aparecen el dios Izanagi y diosa Izanami. La creación del mundo comienza con ellos. 

Al principio la Tierra estaba totalmente desordenada, era el caos. Los dioses ordenan entonces a Izanagi y a Izanami ordenar y consolidar la tierra. Para hacerlo, se les entrega una inmensa lanza muy decorada. 

Izanagi e Izanami se colocan sobre el puente que flota en el cielo, puente que relaciona el mundo de arriba con el de abajo y sumergen la lanza en el océano. Al sacarla, una de las gotas que caen otra vez en el océano se transforma en una isla. 


Izanagi e Izanami bajan del cielo y se instalan en esa isla. Construyen allí su casa y deciden unirse. Así, Izanami pone en el mundo numerosos hijos, numerosos Kamis. Izanami muere trayendo al mundo al Kami del fuego, que la quema. Su muerte desespera a Izanagi. Él intenta hacerla volver del mundo de los muertos "el país misterioso de las raíces", pero no lo consigue. 

Sin ella, él mágicamente da a luz a numeroso Kamis. En el momento de su viaje al país de los muertos, Izanagi sí encuentra Izanami, pero ésta le dice que no puede volver a la Tierra ya que ha probado el alimento de este país, pero que encontrará una solución. Además, le dice que no le mire en ningún momento. Desgraciadamente, Izanagi es demasiado curioso y no puede evitar mirarla y se transforma en un demonio furioso. 

Izanagi tiene que huir al ser perseguido por los ocho dioses del trueno y todos los guerreros de los infiernos. Consigue huir y tapa la salida del reino de los muertos con un peñasco enorme. Izanagi consigue salvarse pero pierde para siempre a su esposa. Para limpiarse del viaje, se baña en el río. De ese baño nacerán más de diez Kamis, entre ellos la diosa Amaterasu, el dios del sol.

Bueno resumidamente así es como nace Japón y los otros Kamis según la mitología, cabe destacar que antes de Izanagi e Izanami ya habían otros dioses, aquellos que lo crearon absolutamente todo, entiéndase el universo  . Ahh y como dato se dice que actualmente existen alrededor de 8.000.000 Kamis 

15 Abril 2013

TENGU

15 abr 13 En: Leyendas del Japón

La  masa de la historia y la mitología que rodea a la figura del Tengu hace que sea casi imposible dar una breve reseña de ellos. A través de las edades, incluso la forma en que estas criaturas son percibidas ha cambiado mucho, originalmente presentado como malos presagios demoníacos y portadores de guerra que se han convertido en venerado como una especie de semidiós de las montañas.

Como tal, el moderno Tengu desdibuja la línea entre la leyenda popular y la religión - yokai o deidad? No siempre es tan clara.

En ambas tradiciones la imagen básica de la Tengu es esencialmente la misma. Son humanoides con alas de piel color rojo brillante y narices largas, lo que les ha valido el nombre de "Hanadaka Tengu" (Long Nosed Tengu).

 

Máscaras Tengu, como estos, siguen siendo todo un espectáculo común en todo Japón, especialmente en las regiones más montañosas, donde los clanes Tengu se cree que vive. Incluso las ropas blancas y pequeños sombreros negros usados ​​por muchos Tengu se basan en la ropa típica usada por los practicantes de Shugendo (una antigua religión que surgió a partir de una forma de culto sintoísta montaña y elementos adoptados más tarde del taoísmo y el budismo). A pesar de este traje puede muy bien haber sido adoptado por el Tengu como su imagen se convirtió en menos demoníaco y más santo, que sin duda le da un aire de seriedad y de aprendizaje para el usuario.

Los profesionales Shugendo

Sin embargo, en comparación, en la tradición popular los Tengu es a menudo retratado como un ser inútil y tonto del todo, historias típicas implican un Tengu siendo engañados para renunciar a un artefacto mágico o inconscientemente haciendo grandes favores para los humanos.

Por ejemplo, en un cuento para niños pequeños tontos un Tengu en el pensamiento de un simple trozo de bambú es un telescopio mágico que puede ver a cualquier distancia. Los ingenuos Tengu curioso cambia su capa mágica de invisibilidad para el bambú. El niño invisible después enloquece en una aldea local antes de finalmente ser atrapado.

El Tengu no fue siempre el que está siendo engañado sin embargo, y numerosas historias muestran Tengu a sí mismos como grandes embaucadores. De hecho cepillos Tengu más tempranas con la religión eran como láminas para los sacerdotes y monjes que eran el blanco favorito para los trucos Tengu. La

Tengu ellos mismos estuvieron representados a menudo como los fantasmas de los sacerdotes que habían caído del camino recto y buscaba ahora a molestar y humillar a los que se quedaron piadoso.

Teleportación, secuestro, posesión de la mujer con la intención de seducir, el robo, la creación de falsas visiones de Buda, no había nada debajo de estos primeros Tengu.

En el año 1300 el texto épico japonés 'El cuento de Heike' incluye una descripción detallada y bastante compleja jerarquía de Tengu. Tengu son todos nacidos de los espíritus de los muertos, son los fantasmas de los sacerdotes, monjes, monjas y los hombres y mujeres corrientes. Todos ellos tienen dos características en común, sin embargo, en la vida que estaban orgullosos de el punto de que se convierta en un pecado, sin embargo, eran también seguidores del budismo. Como tal, su orgullo les niega el acceso a los espíritus al cielo, mientras que su fe les impedía el infierno. 'El cuento de Heike' también introdujo una noción radical de que no todos eran iguales Tengu, el rojo de piel, de nariz larga Tengu eran de una clase superior nacido de nacer de hombres sabios y eruditos y eran conocidos como DaiTengu (Gran Tengu), mientras que otro más almas ignorantes se convirtió Kotengu (Lesser Tengu) - tal vez esto explica el más tonto Tengu de las historias populares, tal vez un Kotengu es más fácil de engañar que un DaiTengu.

El Kotengu se muestra a menudo en una forma muy diferente de la DaiTengu también. En muchas representaciones del Kotengu se muestra en la forma como un pájaro con un pico en lugar de la nariz larga. En esta forma se refieren a menudo como Karasutengu (Crow Tengu). Karasutengu son tal vez la orden más baja de Tengu, y son, quizás, los más prevalentes y travieso. Son, sin duda, responsable de prensa de la cama temprano los Tengu recibido, y que todavía se consideran poco fiable y peligroso para el día de hoy.

Esta nueva comprensión de las distintas clases de Tengu permitió al más solitario DaiTengu a distanciarse de la imagen de sus subordinados más rambunctious sin embargo. A DaiTengu todavía puede jugar una mala pasada a un viajero caprichoso en sus montañas, pero por lo general hay un punto moral que hay que aprender a través de la dura prueba. Autosuficiencia y el orgullo, los mismos rasgos que les niega el cielo Tengu, no están bien vistas en el hombre orgulloso y chocar con DaiTengu bien puede encontrarse a sí mismo y puede encontrarse de pronto transportado a una de la cima de la montaña a un centro de ciudad - desnudo y riendo -stock.

Paradójicamente la mayoría de los Tengu todavía afligido con mucho orgullo, y durante la década de 1400 se hizo famoso por su dominio de las artes marciales, esgrima y las tácticas militares. Tengu deleite en mostrar estas habilidades y hasta la fecha un japonés show-off se dice que 'naru Tengu ni' (convertirse en un Tengu). Muchos grandes espadachines, samurai y (se ha sugerido) los líderes de los clanes de las montañas de ninja fueron entrenados por Tengu en las artes de la guerra.

Quizás el más famoso estudiante a un maestro Tengu es Minamoto no Yoshitsune, que es anterior a esta tendencia por un par de cientos de años. Este general famoso (1159-1189) nació en la sangre, su padre y dos hermanos mayores murieron en la rebelión de 1159 Heiji, asesinado por el clan Taira. El Yoshimoto bebé, entonces conocido como Ushiwaka, se salvó con una condición, que lo pusieron al cuidado de Kurama Temple (un lugar asociado durante mucho tiempo con la religión Shugendo) y criado como un monje montaña. Sin embargo, hubo una gran falla en este plan, el Monte Kurama es el hogar de Soujoubou, el rey de todos los Tengu.

Escultura gigante Tengu Máscara en el monte. Kurama

 

Soujoubou entrenó al joven y al hacerlo creó una leyenda, un gran guerrero y un nuevo respeto para todos los Tengu. Yoshitsune se encendió tener una carrera militar distinguida y, a pesar de morir de edad sólo treinta años de edad en el asedio de Koromogawa, sigue siendo una figura popular en la actualidad.

Aquí hay varias impresiones tradicionales mostrándole formación en el marco de su amo Tengu.

El Tengu de hoy en día es una amalgama de todos los disfraces anteriores a pesar de que ahora se ve sobre todo a los guardianes de las montañas.

Pueden ser tonto travieso, y un poco demasiado lleno de sí mismos a veces, pero generalmente se les trata con respeto e incluso venerados como dioses en algunas áreas.

4 Marzo 2013

 

En tiempos dificiles para Japon, luego de terremotos, tsunamis, que han devastado una gran cantidad de poblaciones, esta es la historia de Amemasu, o OAmemasu, quien para los Ainu es el Yokai responsable de todos los tsunamis y terremotos que los aflijen.

Cuenta una historia Ainu, que cierto dia, hace miles de años, un ciervo estaba bebiendo agua del lago una vez llamado Mashu. Amemasu (una especie de Yokai-ballena) salio del agua para alimentarse de este ciervo, engulliendo al ciervo sin dijerir.
El ciervo, dentro del estomago de Amemasu, lloro unas lagrimas tan puras que perforo el estomago del Yokai, dejandolo en libertad y matando a Amemasu en el lago, que desemboca en el mar Pacifico.
Un pajaro, que por alli pasaba vio el desastre que estaba a punto de suceder con su enorme cuerpo bloqueando la corriente de las aguas de Japon, y volo a las aldeas mas cercanas para avisarles a los pobladores.
La aldea de los Ainu, corrio a refugiarse a terrenos altos, ya sea montañas, montes, etc... Mientras que las demas aldeas no le creyeron al pajaro y fueron a investigar.
Cuenta la leyenda que al ver a Amemasu, los habitantes que decidieron investigar lo que el pajaro les habia contado, se comieron a amemasu, sin guardar respeto por su cuerpo.
Al comerse el cuerpo que bloqueaba las aguas, se liberaron todas las aguas que rodeaban a Japon de una forma estrepitosa, destruyendo todas las aldeas cercanas, y matando a todos los que le faltaron el respeto al cadaver de Amemasu, dios de las aguas.
Los Ainus, pueblo que perduro en la historia japonesa durante millones de años cuentan que cada vez que un tsunami afecta a la isla de Japon, tiene que ver con la ira de Amemasu, dios de las aguas japonesas, en venganza de atroces crimenes contra los animales maritimos.

Hoy, luego de varios Tsunamis y terremotos en la isla de japon, los Ainu continuan habitando suelo japones, respetando la memoria del dios O-Amemasu, siendo la unica aldea, nunca afectada por un Tsunami.

8 Septiembre 2012

La luz del sol se filtraba tenuemente entre los altos troncos de bambú que parecían millones de lanzas apuntando al cielo cristalino. Débiles rayos luminosos que proyectaban estrechas sombras perfiladas en el suelo de hierba y tierra fértil.

El bambú bailaba con el viento flexionando los troncos en una ola coordinada con el compás de la corriente invisible. En medio de todo aquello, dentro del silencio del bosque y la tranquilidad de la naturaleza indomada un hombre y una mujer se fundían en un apasionado abrazo incandescente. Los brazos de él rodeaban el cuerpo de ella con fuerza y tensión, aferrándose al último hálito de esperanza de una vida que estaba por terminar. Ella simplemente se dejaba querer.

-Acaba con esto -susurró con su dulce voz dejando volar las sílabas con la brisa.

 -No, no tiene por qué acabar de esta manera. No tiene... -Ichiro -sus ojos se encontraron directamente con los del hombre-, cumple con tu deber.

Desde el principio sabíamos que acabaría así. -¡Podemos cambiar el destino! -Nadie puede cambiar los designios de la Diosa. Su palabra está tallada en los cerezos de las cumbres y su voluntad cae en forma de inmaculados copos de nieve en el invierno. Los humanos no podéis contradecir lo que cantan los ríos. Simplemente no podéis... -¡Si no lo intentamos nunca lo sabremos! -¡Cumple con tu deber! Ella se separó violentamente de su cuerpo y se arrodilló sobre la hierba fresca. Alzó el mentón y le desafió con la mirada; ojos profundos, negros como el cielo nocturno en una fina línea rasgada elegante como los lirios de las veredas. Ichiro sintió como su ánimo quedaba destrozado ante la fuerza de su belleza.

-Hazlo, Ichiro, por el bien de los que más quieres. -Yo sólo te quiero a ti... -Entonces hazlo solamente por mí. Su largo cabello azabache, liso y suave como la seda, flotaba dibujando ondas sensuales en el espacio. Cerró los ojos y soñó con los mejores momentos junto a Ichiro. -Si realmente me quieres, si realmente amas mi alma con la sinceridad del puro y la fuerza del honesto, cumplirás tu cometido como está escrito en los rosados pétalos primaverales de la Diosa.

 Ichiro temblaba indenfenso. -Vamos, amado mío, demuestra todo lo que tu corazón sintió por el mío. La mano diestra de Ichiro se deslizó por el kimono hasta la cinta que sujetaba la vestimenta y la vaina de la katana familiar. Con pulso inseguro desenvainó la afilada espada que destelló vívida en la penumbra del bosque de bambú. La sostuvo enfrente suya.

Le pesaba dos vidas enteras; la suya y la de su amada. -"Llanto de luna"... la espada de tu familia -la mujer estaba tranquila-. Dicen que fue forjada por los antiguos maestros con las técnicas perdidas en la Guerra Fragmentada. ¿Es verdad que al empuñarla se escuchan los llantos de aquellos que dieron su vida por una causa noble? Su voz bailaba hasta los oídos de Ichiro. -Sí -contestó con pesar-. Cantos de agonía y desesperación. Baladas de desencuentro e historias que nunca tuvieron un final, todo concentrado en el filo de esta espada que ha pesado en los hombros de mi familia durante generaciones. Pronto yo también entonaré mi tristeza.

 -No, Ichiro, tu nombre correrá libre por los tiempos de la Historia pues grandes hazañas te guarda el destino. -Mi alma morirá junto a la tuya. La bella mujer sonrió compasiva. Al inclinar la cabeza mil mundos tronaron en el interior de Ichiro. -Cuando yo ya no esté tus caminos seguirán rectos por la senda de la Diosa, así está escrito. ¿Sabes? Esta mañana una mariposa me cantó al oído, una enviada de la Diosa. ¿Quieres saber qué me dijo? Sosteniendo la espada en alto se limitó a asentir. -Me dijo que tu corazón es puro. Que nunca vivirás solo... -¿Qué significa eso, Saya?

-Hazlo, Ichiro. Es la hora. -Pero... -¡Ichiro! El grito resonó en la espesura de la vegetación haciendo temblar los cimientos del bosque. Bandadas de pájaros alzaron el vuelo al unísono para cubrir momentáneamente el cielo de pardo oscuro. Ichiro alzó sobre su cabeza a "Llanto de luna". En sus oídos los lamentos de miles de voces melancólicas. El filo brilló con el sol. Cerró los ojos y suspiró. La espada descendió en un limpio movimiento vertical, cortando el aire, silbando en agudos tonos penetrantes similares a los producidos por el viento en los acantilados de la costa enfurecida. Saya sonreía con los ojos cerrados. Ichiro pudo ver cómo en su rostro la vida se apagaba rápidamente. La sangre salpicó la hierba y allí donde cayó florecieron al instante decenas de flores blancas y azules.

El kimono blanco de la mujer, teñido de rojo oscuro, desapareció en una neblina etérea que se disipó dibujando sentimientos y emociones en el aire. Su cuerpo desnudo quedó tendido sobre una cama de flores recién nacidas. Ichiro se desplomó entre amargas lágrimas de rabia, dejando caer con aplomo la espada familiar. Sonteniendo entre sus brazos el inerte cuerpo de Saya juró redimir sus pecados.

Sus lágrimas descendieron hasta la piel prístina de la mujer tornando a Saya en una estatua de piedra cubierta de hojas verdes. Una diosa menor dormida para el resto de la eternidad en un lecho de flores. Ichiro caminó solitario hacia las cumbres nevadas siguiendo los latidos de su corazón; en busca de la Diosa.

Fotos

Fini Oriol Blanco todavía no ha subido ninguna foto.

¡Anímale a hacerlo!

Categorías